sábado, 21 de abril de 2007

Estructura:

Es muy variada; las hay unicelulares, pluricelulares, móviles, inmóviles, etc.; suelen ser de tamaño microscópico y de contorno distinto, y viven agrupadas en colonias o cenobios, filamentosos, esféricos o planos. Las unicelulares y otras de mayor tamaño que flotan libremente constituyen una parte importante del plancton. Las pluricelulares son de tamaño variable y con las células ordenadas de un extremo a otro formando filamentos continuos o ramificados, como un tejido, parecido al parénquima de las plantas superiores. Su tamaño varía desde longitudes microscópicas a las que miden cientos de metros. En las algas se observa mayor diversidad de estructuras que en cualquier otro grupo de plantas. En varios grupos son notables los tipos filamentosos y membranosos. Las algas verdes, pardas y rojas presentan todos los ejemplos de filamentos entrelazados para formar plantas masivas de forma específica. Estos grupos poseen formas de crecimiento organizado, productoras de tejidos especializados menos complejos que los de las plantas vasculares y organizados de diferente modo. Sus células contienen fundamentalmente celulosa y gelatinas pépticas; sólo las especies móviles más simples carecen de paredes definidas. Muchas de ellas, como los litotamnios, acumulan carbonato cálcico en sus tejidos. Las algas presentan una diferencia relativamente pequeña en sus tejidos y carecen de tejido leñoso, de floema y de otros tejidos característicos de las plantas superiores. Carecen de verdaderos tallos, raíces y hojas. Se reproducen asexualmente (las unicelulares, por división o constricción, y las pluricelulares por esporas inmóviles o zoosporas móviles) y también sexualmente, por medio de gametangios en los que se producen células sexuales.



Las masas densas y enmarañadas de algas marinas forman el medio ideal para muchos animales como moluscos, crustáceos, peces, gusanos y pólipos, que encuentran refugio y protección. Constituyen los primeros eslabones en la cadena alimentaria del mar ya que sirven de alimento a pequeños animales. Son los únicos organismos capaces de extraer el alimento del agua, del anhídrido carbónico y de los minerales que absorben. El noventa por ciento del anhídrido carbónico que es absorbido por las plantas del planeta en su función clorofílica, es transformado por algas. Su cantidad es fabulosa: más de 500.000.000 toneladas diarias.